Las cascadas de Tomata en Tlapacoyan, Veracruz. (47 fotografías)


Si usted va de paso hacia Martínez de la Torre, Casitas o Costa Esmeralda, le invito a detenerse un poco antes de llegar a Tlapacoyan y visitar las Cascadas de Tomata en la congregación de Pilares.
Se lo digo, porque hace un par de días y aprovechando mi nuevo scooter GS150 de Itálika, fui a pasear por este precioso rinconcito donde el contacto con la naturaleza, el agua clara y el viento fresco, me hizo sentir como hacía mucho no me había sentido. ¡Libre y Vivo!
Las cascadas, se forman en el afluente del Río Alseseca abajito del puente Tomata y son una verdadera delicia para nuestra mirada.
Eran las 12 del día y el sol estaba justo a la mitad del cielo. A lo lejos, las aves trinaban, los perros ladraban y los niños jugaban.

Tomé algunas fotografías mientras miraba despacio el hermoso arcoíris que se formaba al caer el agua en las profundidades del río golpeando las rocas como gotas de rocío al ser transportadas por el viento.
En algunas zonas del río, el agua es diáfana, clara y transparente. Y cuando se mira de color verdoso, indica que esa área es más profunda.













Los árboles en la rivera del río lucen verdes y las vacas comen pasto y de vez en vez se acercan a las pozas para tomar un poco de agua fría. Saben que al día siguiente por la mañana, vendrá el vaquero para ordeñarlas e ir a vender la leche al pueblo y quizás sea tanta, que le sobre para hacer algunos quesos de rueda decorados con rayitas.











Muy cerca del río, hay mucha vegetación y un árbol gigante intenta llamar mi atención para convertirse en inmortal a través del tiempo en una fotografía que seguro estará en miles de ordenadores del mundo algún día.

El área es muy amplia y hay leña o leños para hacer una fogata y cocinar algo rico mientras se toma un baño o simplemente juega con el agua. Es posible también acampar por la noche y quemar malvaviscos.
Las flores silvestres, se asoman tímidamente como intentando convencerme de que les tome una foto para no pasar desapercibidas en la historia de su vida. Las observo de cerca y me pregunto por qué no darles la oportunidad de que otras personas puedan admirar su belleza, sus formas, colores, texturas y esencia.


Hay varios lugares donde las formaciones rocosas han creado una especie de pequeños chapoteaderos naturales donde usted y sus hijos podrían divertirse.



No pude evitar sumergirme un poco en las cálidas aguas del Río Alseseca mientras pensaba desde dónde tomar otras lindas fotos que me permitieran mostrarles aún mejor la majestuosidad de este inolvidable santuario natural.
Aquí me puede usted ver en el río disfrutando el agua fresca, el sol y el viento…









En esta foto, aparecemos mi novia y yo, pero de ella, hay poco qué decir por ahora.
Le reitero la invitación para que usted como yo, venga y viva de cerca una experiencia única en las Cascadas de Tomata. No olvide usted compartir este breve artículo para que al paso del tiempo, sean más las personas que puedan conocer los diferentes destinos turísticos del Estado de Veracruz en México.
Por cierto, el costo para entrar por persona es de $30 pesos y el horario de visita es de 8 de la mañana a 6 de la tarde.
La temporada más recomendada para visitar las Cascadas de Tomata y el Río Alseseca en Pilares, es en verano y primavera porque no hay tanta agua y si va usted a bañarse, existen menos probabilidades de tener algún accidente.
Para ver solamente las cascadas y tomar fotos, cualquier día del año es perfecto.

Idea, Fotografías y Redacción,
José Luis Ávila Herrera
Publicar un comentario