Tormenta de Nieve en Montreal

Inesperadamente, el pasado día jueves 28 de enero, tuvimos en Montreal una pequeña, pero muy agresiva tormenta de nieve. Terminando mi clase de Francés, decidí pasar a una tienda muy conocida llamada El Sabor Latino ubicada en la zona popular de Jean-Talón para comprar tortillas de maíz, chiles jalapeños, jitomates, costilla de cerdo, frijoles en la lata y algunas teleras para tomar con café. Estaba en la contraesquina de la tienda cuando la tormenta llegó y aproveché para tomar las siguientes fotografías. En esta primera toma, se aprecia el establecimiento comercial...
Me llama la atención ver que ni la tormenta detiene a la gente que continúa su vida cotidiana. Y es sorprendente desubrir lo rápido que se ponen en marcha los servicios de limpieza. Había pasado sólo un minuto cuando una pequeña máquina Caterpillar hizo su aparición limpiando las banquetas.
Me quedé impertérrito en ese lugar contemplando la gente pasar. Vea usted en la siguiente fotografía este joven que a pesar de la enorme cantidad de nieve, iba en bicicleta como si nada pasara.
Un poco después, una señora atraviesa la misma calle con su bebé dentro de la carreola. Por cierto, no se imaginan lo difícil que resulta para ellas mover esas cosas sobre la nieve. Las pequeñas llantitas de atascan y no avanzan. He visto con frustración y en ocasiones he ayudado a muchas damitas que haciendo un enorme esfuerzo logran avanzar sobre la nieve llevando a sus pequeños niños.

En la siguiente fotografía, podemos ver a una pareja de latinos cruzando la calle muy cerca de donde yo estaba escondido protegiéndome de la nieve. Es interesante ver cómo estas personas han tenido que adaptarse a un clima tan variable y por demás difícil de soportar.
De ese mismo lado y al poco tiempo, me tocó ver a una señora, su hija y su perro. La visibilidad era casi nula debido a la densidad de la nieve que estaba azotando en ese momento a la ciudad. Ellos sin embargo, parecía no efectarles mucho la situación y hasta el perro iba tratando de atrapar con su hocico los pequeños copos de nieve que caían del cielo.
Parece que todos empezaban a divertirse mientras yo seguía atrapado en mi trinchera. Para ser más exacto, es una obra en construcción donde la nieve apenas me alcanzaba cuando el viento azotaba. Otra cosa que me llama la atención, es ver cómo los padres sacan a sus pequeños y los llevan de paseo jalándoles sentados sobre unas piezas plásticas que han sido fabricadas especialmente para esa ocasión.
Aunque esas cosas tienen bordes especiales para que los niños puedan agarrarse mientras sus papás los jalan, me ha tocado ver más de una vez que en los semáforos cuando van a cruzar de una banqueta a otra, los pequeños se distraen y cuando sus padres jalan la tabla de plástico, los niños se caen hacia atrás sobre la nieve. Algunos se ponen a llorar, pero otros aprovechan para jugar con la nieve revolcándose como perritos en los parques.

Aquí abajo, pueden ver una fotografía que muestra el lado opuesto de la tienda. Una calle en la que se aprecia como la nieve empezaba a cubrir los autos mientras que el viento movía fuertemente las copas de los árboles haciendo más difícil la circulación de la gente.

Para finalizar este reportaje, les regalo esta fotografía de la Luna Llena que tomé el día de hoy viernes 29 de enero cerca del lugar donde vivo. Haré énfasis al decir que el frío me calaba hasta los huesos y que mi cámara ya no quiso tomar más fotos, pues el lente se había congelado.

Espero sinceramente que les hayan gustado las fotos y sin más que agregar, quedo como siempre a su más completa disposición. Todas las fotos son gratuitas. Si desea ponerlas en algún blog o sitio web, no olvide citar el origen o el nombre del fotógrafo. Para ampliar las fotografías, haga usted click sobre ellas. Gracias.

Sinceramente,
José Luis Ávila Herrera
www.BANCODEIMAGENESGRATUITAS.com
Publicar un comentario