Sede histórica del Bank of Montreal

CLICK PARA AMPLIAR
Justo enfrente de la Iglesia de Notre-Dame y localizado en Place de Arms, se encuentra el imponente Bank of Montreal que fue construído en 1847. Su majestuoso interior con gigantescas columnas de mármol y granito sienita es típico del período victoriano y símbolo de prosperidad en la ciudad. Dentro de la gama de edificios bancarios, se considera que el Bank of Montreal es el más antiguo.
Click aquí para leer el resto del artículo y para ver todas las fotografías...

La vista desde afuera es impresionante...




Dentro del antiguo e imponente edificio del Bank of Montreal el cual por cierto fue renovado en 1901 y 1905, se puede encontrar una gran cantidad de elementos históricos qué admirar.

Por ejemplo, del lado izquiero de la entrada principal de encuentra un pequeño museo donde se exhiben objetos que a través del tiempo conservan la historia de los bancos en Montreal.

Asimismo y dentro del museo, se puede apreciar un maniquí que funge como cajero con la clásica protección que en antaño usaban para protegerse de los bandoleros.


Una extensa colección de monedas y billetes que se usaron durante el pasado, decora las vitrinas de madera y cristal que calladas resguardan como nocturnos centinelas.



La Reyna Isabel, aparece por todos lados, en cualquier billete, en cualquier moneda y en cualquier documento oficial que hubiese sido expedido por este organismo administrativo.

En el pasillo central del Bank of Montreal, enormes columnas de granito sienita lucen esplendorosas como gigantes guardias que al acecho protegen los intereses económicos de las personas que tienen una cuenta en este majestuoso e histórico Banco de Montreal.


A las orillas de la sala principal se encuentran perfectamente organizadas varias lámparas doradas con brillantes farolas que envuelven al visitante en un sueño que inexplicablemente se disfruta aún estando despierto.



El techo, luce unas enormes lámparas que le dan al edificio un toque de elegancia sin perder en ningún instante su estilo arquitectónico propio de las fechas en las que fue construído.


Un gigantesco reloj ubicado en el techo del Bank of Montreal, se convierte en uno más de los encantos que posee este sitio en particular.


Del lado izquierdo y enfrente del museo, se pueden apreciar a detalle cuatro esculturas que simbolizaban temas de sumo interés para los habitantes de la ciudad de Montreal.

EL COMERCIO


LA NAVEGACIÓN

LA AGRICULTURA

LAS ARTES


Un grabado se exhibe en honor al hombre de negocios Augustin Couvillier (1779-1849) a quien se le reconoce como el fundador del Bank of Montreal.


Si usted viene a Montreal, no deje ir la oportunidad de conocer este maravilloso recinto, que lo transportará en segundos a un período que aunque se ha ido, sigue vigente a través de la historia y los elementos que sutilmente la conforman.

Imágenes y redacción: José Luis Ávila Herrera
Publicar un comentario