En bicicleta hasta la cima del Mont-Royal

CLICK PARA AMPLIAR
Uno de los deportes que más me apasiona, es el ciclismo. Y dado que el día de ayer les comentaba en el video [link] que recién acabo de adquirir una nueva bicicleta, hoy me fui hasta la cima del Mont-Royal, pues como sabrán, me siento como niño con juguete nuevo.
Algunos de ustedes ya estarán familiarizados seguramente con este lugar pues no hace mucho que escribí un artículo con muchas fotos [link] en este mismo blog sobre tan hermoso sitio de recreación familiar.
Click aquí para leer el resto del artículo y para ver todas las fotografías...

Así que al medio día de este viernes, tomé mi mochila con la cámara y la bicicleta para salir con destino al Mont-Royal. Primero, me equivoqué y recorrí más de tres kilómetros en sentido contrario, hasta que se me ocurrió preguntar y me dijeron que iba del lado opuesto.

Giré de inmediato y luego de pedalear por más de cuarenta minutos estaba sólamente en las faldas de la montaña listo para el ascenso que me llevó más de media hora hasta el mirador panorámico del Mont-Royal.




Una gran cantidad de ciclistas se dan cita en ese lugar todos los días para disfrutar de las áreas verdes, el aire puro y la paz y armonía que sólo ahí se pueden encontrar.

Una vez arriba, fui a tomar agua fresca y me dispuse a tomar algunas fotos para el recuerdo.



Como la estrella esta vez era mi nuevo juguete, vean qué bien luce en las alturas.


Luego de permanecer en el mirador por algo más de media hora observando la quietud de la ciudad y el ritmo acelerado de los autos por las calles, me dispuse a iniciar el descenso.
Siete minutos exactamente después, me encontraba en la parte baja de la montaña.
No perdí la oportunidad de tomar un descanso sobre el verde césped acompañado de mi nuevo juguete que sin duda alguna tuvo un excelente desempeño tanto en la subida como en la bajada.



Tras haber reposado más de media hora, inicié el camino de regreso a casa.
Sin errores esta vez, tardé como 30 minutos hasta el lugar donde vivo.

Una buena experiencia de prueba para la bicicleta y una excelente dosis de ejercicio para mi.

Noté que es muy difícil manejar en las grandes avenidas, hay cientos de ciclistas por todas partes y se debe ser muy precavido para evitar accidentes.

Eso es todo.

Con humildad y respeto,
José Luis Ávila Herrera
REPORTEROsinFRONTERAS

Publicar un comentario