A unos días de emprender el vuelo hacia Canadá

La desición de ir a Canadá para solicitar el refugio fue tomada hace unos días cuando me vi involucrado involuntariamente en graves problemas con un grupo armado de la región.
Se los conté en su momento en este post y dado que me dieron hasta el día 15 de mayo para abandonar México, he sido cauteloso y me he mantenido al margen para salir antes que ellos hagan cualquier otra cosa en mi contra.

Click aquí para leer el capítulo completo...

Así que hoy y continuando con esta involuntaria desición, tomé mi mochila con mi laptop, me subí a mi camioneta Ranger automática, americana del año 1996 y salí de mi casa con destino a un Café Internet del pueblo para actualizar el mis sitios en Internet.

Mañana si Dios me lo permite, iré con uno de mis hermanos a la ciudad de Xalapa para checar los precios y disponibilidad de los vuelos hacia Canadá.

Como recordarán, recién acabo de regresar de los Estados Unidos donde estuve viviendo, estudiando y trabajando por un par de años y un mes.

En su momento, lo conté a detalle en este mismo blog y puedo resumir diciendo que fue una excelente experiencia durante la cual pude construir mi casa, comprar mi camioneta, hacer algunos ahorros en el banco a la par de haber disfrutado plenamente mi estancia en la Unión Americana con gente maravillosa que tuvo a bien cuidar de mi y ayudarme en todo lo que necesitaba aún más y mejor en los momentos que considero fueron los más difíciles de mi vida.

De igual forma, pude estudiar el Idioma Inglés a un buen nivel y disfrutar de varios sitios en varias ciudades de los Estados Unidos de Norteamérica.

Sin embargo, la situación por la que ahora estoy pasando me obliga a emprender el vuelo hacia un lugar que para mi, y por ahora, es completamente desconocido.

Pero que sin embargo, se ha convertido en la sede de mi seguridad, ya que pretendo sin prisa, pero sin pausa unirme a la gran cantidad de personas que son protegidas por el país de Canadá que es gobernado bajo la monarquía parlamentaria de la Excelentísima Majestad Reyna Isabel II.

De inmediato me he puesto en contacto con una amiga que vive en Montreal para que me permita estar con ella algunos días mientras inicia el trámite del refugio en Canadá.

Estaré en contacto permanente con el único fin de mantenerlos informados acerca de esta decisión que espero en Dios y en la Reyna Isabel II sea conjugada en nada más que éxitos y nuevas esperanzas durante lo que sea de mi estancia en tan noble y hermosa Nación.

Sinceramente y como siempre,
José Luis Ávila Herrera
Publicar un comentario