Ahora entiendo por qué odian a los dentistas...

CAPÍTULO ANTERIOR
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes|English Version|Escucha mi PodCast

Hace una semana exactamente, fui a un consultorio dental que se encuentra a tan sólo 2 cuadras del centro de la ciudad de Nashville y como a 300 metros del lugar donde ahora vivo. En aquella ocasión me hicieron un examen general, me tomaron radiografías y me dieron el diagnóstico y plan de acciones a llevar a cabo en base a todos los estudios que en ese instante me realizaron. La determinación del dentista, fue que necesitaba una limpieza urgente, unos empastes de resina y otras reparaciones que aunque menores, no dejaban de ser importantes.
Click aquí para leer el capítulo completo...

Ese mismo día, hice una cita para que a la brevedad posible me hicieran la limpieza general. Ese día, fue hoy precisamente y mientras escribo estas líneas aún me duele la boca por todo lo que hicieron conmigo.

Mi cita era a las 9 de la mañana y a las 9 con 10 minutos se abrió una enorme puerta blanca de madera y una mujer joven preguntó por mi en la sala de espera.

Por alguna razón y con más emoción que miedo, alzé mi mano izquierda por que en la derecha tenía el casco que utilizo para andar en mi pequeña motocicleta Yamaha Zuma 2008 de color azul y le contesté a la mujer joven que era yo a quien buscaba.

Despacio me dirigió por varios pasillos hasta llegar a un cuarto muy amplio con muchos utensilios raros, pero propios del lugar.

Me indicó que me sentara en una silla enorme y medio extraña y tras pulsar un botón esa cosa empezó a moverse hacia abajo dejándome absolutamente acostado y boca arriba.

Luego, ella preparó toda una serie de pequeñas herramientas y se dispuso a limpiarme el hocico. 'Open the mouth, Close the mouth'. Abre la boca, cierra la boca me decía a cada rato mientras preparaba todo lo que iba a necesitar.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando puso frente a mis incrédulos ojos una especie de tubito azul fosforecente que de inmediato identifiqué como un láser.

Eso era precisamente, un utensilio que mediante la tecnología de rayos láser limpia los dientes a un nivel superior y por qué no decirlo, a un nivel profesional.

Al principio, no era tan molesto pero sí era insoportable el sonido agudo que generaba al contacto con los dientes y mas que nada con la caries.

La mujer joven me metió el tubo por todas partes y la mera neta como a la media hora de estar limpiándome la boca, no pude evitar algunas lágrimas.

'Are you Ok?' (Estás bien?) me preguntaba a cada rato.

Mis ojo0s seguían cerrados...

Lo acepto, olvidé decirles que los cerré cuando vi entrar en mi boca a ese tubo azul que empezaba a odiar a muerte.

Un poco después, la dentista empezó a utilizar otros utensilios cromados y puntiagudos, pequeños espejos y una micro maquinita que enguagaba mi boca a presión con oxígeno helado.

El mismo tubo azul, tenía acoplada una especie de aspiradora que a cada rato succionaba la saliva, la sangre y toda la mierda que había entre mis dientes.

No les miento al decirles que el proceso duró 1 hora con 40 minutos.


Yo ya estaba desesperado porque entre más usaba el láser, más me lastimaba. Era una sensación indescriptible cada que que el láser hacía contacto con algunas áreas sensibles de mi boca. Para ser sincero, cada que eso pasaba, sólo me retractaba un poco, me retorcía como gusano silvestre y el asterisco me sudaba.

Luego me dio una buena embarrada de no sé qué cosa en las encías, me dio otra raspada por todos lados con los utensilios puntiagudos, volvió a succionar los desechos, me lavó bien con la maquinita a presión de oxígeno helado y me dijo que cerrara mi boca y descansara unos minutos.

5 minutos después, me entregó un pequeño vasito con enjuague bucal y me dijo que me lavara la boca en el pequeño lavamanos que estaba en la esquina del enorme cuarto.

Salí de ahí con el hocico cerrado pues aún me dolía, hice una cita para que me hagan el tratamiento de resina, me entregaron un pequeño enguaje, un cepillo Oral B y una cajita con hilo dental.

Olvidaba mencionar que aunque la dentista me hizo hasta llorar, valoré su trabajo, sabía que había hecho bien las cosas y le dejé veinticinco dólares de propina.

Afuera del consultorio, me estaba esperando la pequeña Zuma 2008, me puse mi casco, mis guantes, mis lentes, la encendí y me fui a dar unas vueltecitas a orillas del Río Cumberland sólo para olvidarme del pasado.

Así que usted como yo, pierda el miedo y enfréntese a la realidad.

Limpie su boca, sonría y sea feliz.

AGRADECIMIENTOS a todos quienes dedican algunos minutos de su tiempo para leer las aventuras de José Luis Ávila Herrera durante su estancia en los Estados Unidos de Norteamérica.

Si lo desea, puede hacer un comentario o sugerencia enviando un correo electrónico a picaysabe@gmail.com o utilizando nuestro formato clasico con PRE-APROVACIÓN ensamblada debido a la gran cantidad de personas que no hacen más que ensuciar el área de comentarios inútiles y vanos.

Gracias!

Estrenando mi linda motocicleta Yamaha Zuma 2008

CAPÍTULO ANTERIOR
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

Las personas que han seguido de cerca mis aventuras desde el día que crucé la frontera para venir a los Estados Unidos en busca del Sueño Americano, saben que desde hace mucho tenía la intensión de comprar una pequeña motocicleta que me permitiera moverme en la ciudad y dar solución a cualquiera de mis necesidades.

Me refiero claro está a ir por ejemplo a la librería, ir a comprar mi comida a Walmart o Kroger, ir a pagar los recibos de servicios como son; luz, agua, teléfono e internet, salir por las mañanas a tomar algunas fotografías de mágicos amaneceres, o simplemente salir a dar un pequeño paseo y respirar aire fresco entre las calles cubiertas de árboles en la bella ciudad de Nashville.

Leer el capítulo completo...

Pues resulta que hace unos días empecé a darle mayor énfasis a esta idea y dediqué varias horas de mi tiempo para buscar información sobre marcas de motocicletas, modelos, cilindrajes y precios.

Luego de buscar y buscar, me decicí por una hermosa Honda Rebel 250cc, tiene un costo aproximado de $3,800.00 dólares incluyendo impuestos, es atractiva, ecónomica en gasolina y tiene un excelente diseño.



Revisé mis ahorros y sólo tenía yo la cantidad de $2,500.00 dólares por lo que fue necesario implementar un plan estratégico de acción inmediata.

Así que ya decidido, me puse de acuerdo con mi maravilloso y fantástico amigo Rocas el pasado día martes 10 de junio por la noche para que aprovechando que el miércoles ambos descansamos, fuéramos a ver la motocicleta y a comprarla de una vez.

La noche del martes no pude ni dormir pensando en mi próximo juguete. El miércoles por la mañana, me levanté a las 8 de la madrugada, me di una ducha y me dispuse a realizar una llamada para obtener el dinero que necesitaba.

Dos veces sonó el telefono celular de mi jefe y luego empezó la siguiente conversación...
-Jefe 'Hi José, how are you?'
(Hola José, cómo estás?)
-Yo 'Good Morning Boss, I need some money, can you give some?'
(Buenos días jefe, necesito algo de dinero, puede usted darme algo?)
-Jefe 'How much do you need?'
(Cuánto necesitas?)
-Yo 'Well, I need like two thousand dollars.
(Bueno, necesito como dos mil dólares)
-Jefe 'When?'
(Cuándo?)
-Yo Well, if is possible I need the money for today.
(Bueno, si es posible necesito el dinero para hoy)
There is no problem, count on me!
(No hay ningún problema, cuenta conmigo)
Antes de que fuera a arrepentirse, tomé mi bicicleta y en algunos minutos estaba en la tienda afuera de la oficina del jefe. Pásale José, me dijo tan un par de minutos después. Aquí está el dinero que me pediste. Entonces yo le dije, tome usted el dinero de mis próximos cheques, no hay problema.

Sonriendo un poco, me dijo...

En cada uno de los siguientes cheques, voy a retirarte sólo $100.00 dólares para que sea leve el cobro y no tenga ninguna consecuencia en tus gastos diarios.

Muy agradecido, salí de ahí con mis dos mil dólares en la bolsa y me fui a casa a esperar que Rocas llegara.

A los pocos minutos mi amigo hizo acto de presencia, tomamos café helado y salimos con destino a comprar mi motocicleta Honda Rebel 2008 a la agencia Suzuky de CoolSprings en Franklin TN.

Durante el camino, oramos para que todo saliera bien y encomendamos el proyecto a Dios para que fuera Él quien decidiera por nosotros en la compra de la motocicleta, para que fuera Él quien nos giara y nos ayudara a llevar a cabo uno más de mis anhelos.

Luego de manejar por aproximadamente 45 minutos, llegamos a Franklin, pero jamás encontramos la agencia de motocicletas.

Pregunté en una agencia de Harley Davidson que se encuentra en el área y aunque me dieron muy claras las instrucciones, nunca encontramos el lugar.

Dios empezó a intervenir y era tiempo de buscar otra alternativa.

Así que me pedí amablemente a Rocas que fuéramos a una agencia que yo conozco cerca del centro de Nashville y en menos de 40 minutos estábamos entrando al establecimiento. Casí corrí como niño emocionado a preguntarle a un agente de ventas sobre la Honda Rebel, pero me paró en seco cuando me dijo que ese modelo estaba agotado en casi todas las agencias de la ciudad debido al bajo costo y a las altas prestaciones de esa motocicleta.

Nos mostró una pequeña moticleta Yamaha Zuma de 50cc, una Honda Metropolitan de 125cc y más de 50 modelos en otras marcas de más centímetros cúbicos (cc).

Haciendo caso omiso a lo que el agente de ventas nos había dicho sobre la Honda Rebel, le pedí de favor a Rocas que me llevara a otra agencia mucho más grande que estaba como a 45 minutos de ahí.

Noble como suele ser él, se dirigió a la puerta junto conmigo y en pocos minutos estábamos en otra agencia de motocicletas. Lo que nos habían dicho era verdad, la Honda Rebel estaba agotada y de hecho nos hicieron saber que había más de 100 órdenes en proceso y que sería hasta septiembre que llegaría el modelo 2009.

Salimos de ahí a toda prisa para regresar a la agencia anterior y comprar la pequeña motocicleta Yamaha Zuma 2008 en color azul de 50cc.



Y digo a toda prisa, porque nos habían hecho saber que era la última en ese cilindraje que les quedaba y que muchas personas estaban buscando ese tipo de motocicletas por el precio y las grandes ventajas que ofrecen debido a su pequeño motor de 50 centímetros cúbicos.


Y es que todo esto, se debe a los altos costos de la gasolina que en estos días estamos experimentando en los Estados Unidos donde por ejemplo el día de ayer estuvo a $3.99 dólares el galón del tipo regular en la gasolinería donde yo trabajo.

Pues resulta que en cuanto llegamos, fui otra vez corriendo hasta donde estaba el agente de ventas y por la emoción hasta olvidé cómo decirle que yo quería comprar la pequeña motocicleta Yamaha Zuma de color azul y 50cc.

Fue Rocas quien llegó algunos segundos después y se hizo cargo de todo el proceso de compra, placas, seguro contra robo y daños, etc.

Mientras tanto, yo estaba eligiendo un casco y unos lentes porque iba a ser yo quien tendría que llevarse el juguete en ese momento y luego de haberse realizado todo el proceso.

Hora y media después, nos estaban entregando todos los documentos, le pusieron una placa temporal mientras nos tramitan la original, gasolina, aceite y nos hicieron entrega del juguete.

Cabe mencionar que pagué en total incluyendo el casco y los lentes la cantidad de $3,200.00 dólares. Unos $1,000.00 dólares menos que si hubiese comprado la Honda Rebel.

Fue Rocas quien la estrenó dándose una vueltecita por la manzana cercana a la agencia y regresó para que yo tomara el control de la pequeña motocicleta Yamaha Zuma de color azul.

Me coloqué lentamente mi casco, me puse los lentes y me dispuse a emprender el viaje de regreso a la casa. Rocas tuvo que ir a trabajar pues su jefe le llamó mientras estábamos ultimando los detalles de la compra y yo pasé a desayunas a un famoso restaurante mexicano.

Luego, fui a casa por un ventilador que debía devolver a Walmar porque era muy grande, ruidoso y de uso industrial y que yo había comprado por equivocación tan sólo 3 días antes.

Ahí montado en mi pequeña motocicleta, coloqué la caja del ventilador y salí hacia Walmart. Aprovechando que andaba por ahí, compré algunas cosas y regresé a casa.

Más tarde, fui a entregar unos DVDs de Inglés a la librería, pasé a comprar algunas cosas a Krogger, me di un pequeño paseo por una zona arbolada y regresé a casa para compartir con ustedes mi nueva experiencia.

En lo que se refiere a asuntos legales, se supone que para manejar una motocicleta de bajo cilindraje no es necesaria la licencia, otras personas dicen que una motocicleta de bajo cilindraje como 50cc no puede transitar por las calles de tráfico rápido, unos más dicen que sólo las motocicletas de 150cc o más son absolutamente legales para recorrer las principales calles de la ciudad, pero que para su uso es necesario portar una licencia vigente del Estado de Tennessee.

En resumen y mientras todos se ponen de acuerdo, he dado un paso más con la ayuda de Dios y de 'Rocas' en la búsqueda contínua y constante de más y mejores oportunidades.

Una vez más, estoy demostrando con hechos y no con palabras que cuando se tiene el coraje y la férrea voluntad de triunfar, nada es imposible.

El Sueño Americano, Existe!

Pero sólo es para aquéllos que como yo, traemos un objetivo bien definido.

El Sueño Americano, es sólo para aquéllos que sabemos de dónde venimos, en dónde estamos, y hacia dónde vamos.

por que sabes,
'Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego'

Los demás, jamás podrán conocer el Sueño Americano y regresarán a sus países tarde o temprano diciendo cuánta estupidéz se les venga a la cabeza de esta Nación que en lo personal tengo tanto, pero tanto que agradecerle.

God Bless America!
Dios bendiga a América!



No me queda más que agradecerles por el tiempo que han dedicado a la lectura de un capítulo más del Reportero sin Fronteras.

Gracias nuevamente y que Dios los proteja a todos.

ENLACES RELACIONADOS
Detalles de la Motocicleta Yamaha Zuma 2008