Una mujer llamada Verónica...

CAPÍTULO ANTERIOR
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

Hace aproximadamente quince días, coloqué en la puerta de la tienda donde yo trabajo un anuncio que decía 'SOLICITO CAJERA' pues aunque actualmente trabajan dos chicas, mi jefe me había encargado que me hiciera cargo de contratar una más para tener completo el schedule del turno de la mañana donde hemos visto los grandes beneficios de tener dos mujeres trabajando pues las ventas se han incrementado ante la visita de más y más clientes hispanos que con cualquier pretexto vienen por ver a las nenas.

Era una tarde de un día normal cuando entró por la puerta de cristal una muchacha mexicana de apariencia humilde y sencilla, se encaminó hacia mi saludándome amablemente y me hizo saber que deseaba trabajar con nosotros.
Leer el capítulo completo...


Dijo llamarse 'Verónica' y luego de una breve entrevista le dije que viniera el día siguiente para empezar su entrenamiento.

Al día siguiente ella vino y aunque su inglés estaba muy mal, noté en ella la voluntad de querer aprender y empecé a enseñarle todo lo que se hace en la tienda y principalmente el uso de las cajas registradoras.

Despacio empezó a conocer el funcionamiento de todo en la tienda y ese mismo día me solicitó que le ayudara con algunas frases básicas en Inglés pues me dijo que no a veces no entendía lo que los clientes deseaban y tampoco sabía cómo contestarles cuando le hacían alguna pregunta sobre algún servicio en concreto.

Pienso que fue un pretexto...

Y lo digo, basándome en el hecho de que me pidió que le enseñara todo esto en la casa donde yo vivo. No me hice del rogar y le dije que fuera a verme la mañana del día siguiente puesto que yo trabajo en la tarde y me quedo en la tienda hasta que cerramos algunas veces a las doce y otras a las dos de la madrugada del día siguiente.

Esa mañana en la casa donde vivo, charlamos un poco y mientras yo revisaba mi correo antes de empezar a enseñarle algunas frases comunes, noté que su mirada era diferente, noté que había cierta atracción de ambas partes y decidí no perder el tiempo y sondear la situación de manera inmediata.

Le pregunté su estado civil y me dijo que vivía con un chavo y sus primos de él, que llevaba una relación sentimental con este muchacho, pero que no había nada serio y me dejó en claro que estaba a la espera de algo mejor.

Comprendí el mensaje...

Acerqué un silla junto a mi computadora, se sentó cerca de mi y seguimos charlando.

Luego, por instinto puse mi mano sobre su hombro diciéndole que debía esperar, que quizás más adelante podía encontrar mejores oportunidades.

Me miró con ternura y pude ver en su negra y profunda mirada un deseo muy grande de cambiar su situación actual por algo que le diera mayor seguridad.

Luego, por instinto otra vez me acerqué un poco más a ella, la miré directamente a los ojos y le di un beso en la mejilla.

Ella tomó mi mano y yo acaricié su cabello...

La besé , me besó y nos besamos.

Primero fue un beso suave, aunque exploramos nuestros labios.
Me detuve cuando sentí su lengua haciéndome consquillas en la boca.

Me agaché despacio y no supe qué decir...

Ella retomó el camino y me besó con pasión y locura.

Fue correspondida.

Luego, me puse de pie, la abracé y acariciamos nuestros cuerpos con desenfreno.

Minutos después de tantos besos y caricias, la invité a mi cama y accedió sin excusas ni pretextos.

Estando ahí nos besamos un poco más y nuestras manos se deslizaban por todas partes como buscando un tesoro perdido.

Cuando quise avanzar más, me dijo que era lamentable, pero que estaba reglando.

Le dije que no había problema y que esperaría con ansias ese momento.

Preparamos algo en la cocina y desayunamos mientras charlábamos.

Pasaron los días y ella seguía yendo al trabajo normal como si nada.

Nadie lo sabía y a nadie se lo he dicho.

Uno de esos días, ella vino a la casa donde vivo por la mañana.

Ya no estaba reglando...

Nos besamos, nos acariciamos y antes de ir a la cama hablamos...

Creo que no debí hacerlo.

Resumen de la charla,

Sé que estás buscando algo serio, sé que deseas encontrar una mejor oportunidad en donde puedas realizarte como mujer y colocar los cimientos de tu futuro.

Yo al igual que tú, vine a los Estados Unidos en la búsqueda de mi Sueño Americano, vine con varios proyectos y no pienso regresarme sin antes haberlos realizado.

Vine a los Estados Unidos para obtener el dinero que asegure mi futuro y no pienso cambiar mis planes y no deseo desviar de mis sueños por nada ni por nadie.

Muy atenta me escuchaba mientras su semblante cambiaba...

Ahora estaba un poco triste, pero me daba la razón sobre todo lo que yo estaba hablando, se mordía los labios, suspiraba y me miraba.

Seguí hablando...

Sabes, mi Sueño Americano lo defino como el conjunto de varios elementos que de una forma u otra aseguran mi futuro y me dan equilibrio emocional.

Son cinco, le dije seriamente.

El primero, una casa propia.
(75% realizado)
El segundo, un auto.
(100% realizado)
El tercero, una buena motocicleta.
(100% realizado)
El cuarto, consolidar un negocio propio como fuente de ingresos permanente.
(50% realizado)
El quinto, dinero en el banco para gastos personales.
(10% realizado)

Se lo dije mientras le mostraba los cinco dedos de mi mano derecha en símbolo de todo lo que yo le estaba diciendo.

Entonces y como podrás darte cuenta, no entra ninguna mujer en mis cinco grandes proyectos que tengo pendientes a realizar en los Estados Unidos.

Luego le dije que sin embargo, me quedaba una mano con cinco dedos más para otros cinco proyectos que aunque no relevantes, también podía realizar durante mi estancia en los Estado Unidos.

Me miraba muy atenta mientras hacía un resumen de los cinco proyectos de mi mano izquierda...

Primero, comprarme lo que se me antoje como una computadora, una laptop, una cámara profesional, un iPod Touch, revistas, videos, ropa, una moneda de oro, una motoneta y un eterno etcétera. (25% realizado)

Segundo, comer lo que yo quiera, en cualquier lugar y en cualquier momento. (100% realizado)

Tercero, pasarla bien con cualquier mujer que se atraviese en mi camino sin ataduras ni compromisos. (5% realizado basado en 100 mujeres)

Cuarto, viajar por otros Estado de USA y conocer otras ciudades. (3% realizado)

Quinto, Divertirme y reirme de todo mientras de paso consigo todos mis obtetivos anteriores. (25% realizado)


Una vez que le dije todo esto, me preguntó cuál era mi punto de vista sobre la familia, cuáles eran mis planes sobre hacer una familia.

Me dijo que en ningunos de mis diez proyectos yo había mencionado ni por error la familia.

Me dijo que si pensaba vivir siempre solo como un perro comiéndome a pedazos grandes todo lo que iba a hacer en los Estados Unidos.

Buena pregunta, le dije despacio mientras preparaba mi respuesta...

Mira, para mi forma de pensar, aún no estoy preparado para eso pero por supuesto que deseo encontrar una mujer con quien compartir el resto mi vida, formar una familia y vivir bien sin tener que limitarnos de varias cosas como lo fue durante mi infancia.

Yo no deseo que mis hijos nazcan y crezcan en un ambiente de pobreza extrema, deseo que ellos tengan todo lo que necesiten y disfrutar en familia de una sana armonía.

Por lo tanto, creo que cuando mi casa esté completamente terminada y haya logrado los otros cuatro objetivos de mi mano derecha, estaré listo para formar una familia.

Antes no, le dije seriamente.

El mensaje fue claro para ella...

Iba a aceptarla como parte de mi tercer poyecto de mi mano izquiera y eso no le gustó en lo absoluto y creo que a ninguna mujer que busca algo más le gustaría.

Me puse de pie, la abracé, la besé y no quiso ir a la cama.

Debí decírselo después de habérmela cojido. (broma)

Sin embargo, las cosas pasan por alguna razón y esa mañana sólo desayunamos, se fue a su casa a seguir en su mundo y yo me quedé a continuar trabajando en mis cinco grandes proyectos que conforman mi Sueño Americano.

Esa misma noche, le conté todo a Paola, mi amiga de Colombia que siempre ha estado al pendiente de mi avance en los Estados Unidos.

Me dijo que fue lo mejor que pude haber hecho, que una relación con miras formales, sólo hecharía por tierra mis planes.

Me sentí bien, me sentí contento aunque sigo pensando que por qué no se lo dije después de haber ido a la cama.

LA HISTORIA CONTINÚA...

Apenas hace una semana 'Verónica' no se prentó a trabajar como de costumbre y cuando le llamé me dijo que había puesto mal su alarma y que se había quedado dormida.

Le dije que no se preocupara, fui a la tienda un momento para ayudar a la otra nena que trabajaba con ella, llamé a otra chica y regresé a casa.

Mas tarde ese mismo día, me llamó mi jefe para preguntarme cuál había sido mi reacción y desición acerca de la falta de 'Verónica', le dije que ya había resuelto el problema y que ella vendría a trabajar el siguiente día que le tocaba en el schedule que en realidad no había sido voluntaria su falta.

Mi jefe me dijo que tenía que cambiar mi desición y que no quería ni un día más a 'Verónica' en la tienda, que le llamara y que la despidiera de inmediato.

Jamás contradigo las órdenes de mi jefe y esa no iba a ser una excepción, tomé mi celular y le llamé a 'Verónica' para darle la mala noticia.

No pareció sorprenderle en lo absoluto y hasta creí que ya esperaba esa llamada.

TODO SEGUÍA IGUAL PERO,
Hace tres días, me llamó 'Verónica' para decirme que había tenido problemas con su amante porque no le puedo llamar de otra forma un wey que se sólo se la estaba cojiendo cada noche, la emborrachaba y pagaba sus gastos diarios a manera de correspondencia por el uso de su cuerpo.

Ella me dijo que necesitaba mi ayuda, que le diera permiso de quedarse en la casa donde vivo por un par de días mientras un primo de la ciudad de Atlanta GA, vendía por ella para llevarla con él e ir en busca de mejores oportunidades.

Le dije que sí mientras pensaba en la cama...

Esa tarde ella llegó a la tienda a buscarme para que le diera las llaves de la casa, se las di y seguí trabajando.

Por la noche, llegué y ella estaba durmiendo en mi cama apenas cubierta por una sábana muy ligera y transparente.

Prendí la luz, encendí la computadora y mientras revisaba mi correo pensaba que no debía aprovecharme de la situación.

La deseaba, pero intentar tener sexo con ella esa noche, era como pedirle un pago por un favor que ella me estaba pidiendo.

No se me hizo justo pues ella estaba pasando por una fuerte confusión, venía huyendo de algo parecido y yo no debía hacer leña del árbol caído.

Apagué la computadora y las luces, y me acosté a su lado...

Se despertó y me abrazó, la besé, me besé y nos besamos.

Me detuve pues yo no quería que ella tuviera la sensación de sentirse usada una vez más, no deseaba que ella tuviera de mi un concepto equivocado.

Quise ser bueno y justo...

Me retiré un poco y ella buscó mis manos.

Me abrazó de nuevo y nos besamos.

No pude contener por más tiempo mis emociones y empecé a recorrer su cuerpo semi desnudo, suavemente, pero cada vez con mayor intensidad y aunque esto no es un relato erótico, debo decirles que ambos estábamos esa noche calientes y mojados.

La seguí acariciando y cuando quise continuar, me dijo que no deseaba hacerlo, que más bien, no debía hacerlo.

Yo le dije que pensaba lo mismo, que para mi, era como abusar del momento, que comprendía todo lo que ella estaba viviendo y que era mejor detenernos a tiempo.

NO DEBÍ DE HABLAR OTRA VEZ.

Entonces, me abrazó y agradeció mi comprensión.

Esa noche alcancé un récord mundial en el control de mis emociones.

La mañana siguiente, desayunamos juntos y me fui a trabajar.

Por la noche cuando regresé de la tienda, ella estaba dormida sobre el sofá y la cama estaba vacía con apenas una almohada y una sábana doblada.

Comprendí el mensaje...

Ella prefirió alejarse un poco para evitar las tentaciones, se sabía vulnerable pero a la vez estaba haciendo uso de una discreta pero eficaz venganza.

La saludé, le di un beso en la mejilla, revisé mi correo y dormí solo en mi cama.

La mañana de hoy lunes vino su primo por ella, me abrazó, besó mis labios y me dijo que jamás iba a olvidarme, que fui capaz de controlar mis emociones, que supe respetar su dignidad y que eso no lo hace cualquiera. (Sólo un pendejo, pensé.)

Nos despedimos prometiéndonos llamarnos por teléfono y ahora me encuentro muy tranquilo porque presiento que hice lo correcto pues aunque deseaba su cuerpo, preferí aceptar mi castigo a la vez que le di la oportunidad de tomar venganza por haberla invitado a formar parte del tercer objetivo de mi mano izquierda.

Reconozco haberla ofendido con mis palabras, pero sabe que fui sincero.

Antes de irse esta mañana, dejamos todo muy en claro y quedamos com amigos.

Deseo sinceramente que 'Verónica' encuentre en Atlanta el camino correcto hacia el éxito, deseo que ella encuentre en ese lugar los elementos necesarios para su realización como mujer, deseo que ella alcance un mejor nivel de vida y que algún día me recuerde como ese alguien que preferió quedarse con las ganas de poseer su cuerpo por anteponer los cinco grandes proyectos de su mano derecha.

Así quiero ser recordado...

Gracias por todo y que Dios les bendiga...
Publicar un comentario