De jardinero a Manager General de una Gas Station

CAPÍTULO ANTERIOR
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes|English Version (New!)

Hasta parece que fue ayer cuando recién acababa de cruzar la frontera y trabajaba como jardinero para el Sr. Martínez en San Antonio Texas.
Quién lo diría que después de tantos brincos, intentos y fracasos, hoy justamente a un año con siete meses y algunos días en los Estados Unidos, me haya convertido en el manager general de la tienda en la que trabajo desde hace aproximadamente 8 meses.
La jornada no ha sido fácil y he tenido que trabajar hasta 80 horas por semana, pero lo más satisfactorio, es que mi jefe haya sabido valorar a tiempo mi esfuerzo, empeño y dedicación en cada una de las tareas que él me asigna día a día.

Leer el capítulo completo...

No se los había dicho, pero la tienda en la cual trabajo pertenece a una cadena nacional que no sólo provee productos básicos, bebidas, cerveza y cigarros, sino que también cuenta con servicio de venta de gasolina y diesel.

Desde que entré a trabajar en la Gas Station, siempre soñé con ser el Manager General, pero debido a mis limitaciones en el idioma inglés, miraba muy lejana esa posibilidad. Sin embargo, el esfuerzo que a diario he puesto en mi trabajo, me ha servido para que el jefe pusiera en mi toda su confianza y me recompensara dándome precisamente el puesto que desde hace mucho anhelaba.

Si alguien de ustedes cree que ser manager es fácil, permítanme decirles que están en un error. Nótese en la imagen de la izquierda mi inocultable dejo de preocupación ante la gran cantidad de responsabilidades que implica poseer este cargo administrativo.

Reconozco que mi sueldo ha aumentado considerablemente y que ahora estoy ganando más de $1,000.00 dólares por semana, pero también debo dejar en claro que ahora más que nunca, son demasiadas cosas las que debo hacer para recibir con gusto y completa satisfacción mi salario semanal.

Una de las primeras cosas que hice a partir del instante en que me convertí en manager general de la Grocery Store, fue despedir a varios empleados que estaban robando de diversas formas en la Gas Station.

Como ejemplo, les contaré el caso de una empleada que llamaré 'Alejandra'. Ella está casada con un hombre que odia trabajar y que prefiere hacer cosas ilegales para obtener dinero fácil. De hecho este sujeto estaba en la cárcel y hace apenas unos días que ha quedado nuevamente en libertad.

Durante todo el tiempo que el marido de Alejandra estuvo en prisión, ella tenía que pagar todos los gastos de la casa donde vive con sus suegros, alimentar a sus hijos y satisfacer todas sus necesidades personales.

El reto no era fácil, pero ella obtenía todo lo que necesitaba de la Grocery Store. Aún recuerdo cuando iba a la tienda su suegro a comprar cervezas, cigarros y algunas botanas. Ella sólo le cobraba una de las cosas más baratas y todo lo demás se lo llevaba gratis. Más tarde llegaba la suegra por la leche, el pan, dulces para los niños, botanas, bebidas y más cigarros. Ella le cobraba una sola cosa y todo lo demás era gratis. Un poco después y hasta tres o cuatro veces por día, llegaban los cuñados, tíos, primos y amigos de la misma familia y pasaba lo mismo.

No conforme con eso, ella buscaba diversas formas de obtener dinero en la tienda y no estoy exagerando al decirles que había días en los que se llevaba a casa hasta $300.00 dólares en efectivo más lo que había regalado a su familia durante el día.

Yo como empleado común y corriente, me dolía ver todo lo que ella hacía, pues estaba llevando a la quiebra a la tienda poco a poco y mi jefe ya no sabía que hacer frente al notable desvío de ganancias en su negocio.

Otro caso no menos grave, era el de un empleado de raza afroamericana que trabajaba el turno de la noche y al cual llamaré 'Oso'.
Este tipo se llevaba a casa cada noche un promedio de $200.00 dólares vendiendo las cajas de cerveza con 12 botellas hasta en $5.00 dólares.

Docenas de mexicanos iban a comprar sus cervezas por $5.00 dólares. 'Oso' no marcaba las cosas en la registradora y ese dinero era para él.

Llegaban sus amigos cada noche y les regalaba sodas, cigarros, cervezas y lotería instantánea. Era bueno su negocio, la gente lo adoraba.

Yo sólo observaba.

La gota que derramó el vaso, fue justamente la advertencia de un mexicano que una vez llegó con algunas copas encima y soltó toda la sopa al dueño. Yo me quedé impertérrito, callado y sin saber qué hacer ante lo que estaba pasando en ese momento.

Mi jefe sólo habla inglés, pero el mexicano se dio a entender bastante bien y empezó por decirle que pusiera atención a los videos porque el negro de la noche les daba las cervezas a $5.00 dólares y que una muchacha por las mañanas regalaba cosas a varias personas.

A partir de ese instante, mi jefe empezó a analizar los videos y descubrió todo.

Se puso en contacto con un amigo suyo de Virginia, otro investigador de El Salvador y empezaron una campaña de investigación sobre todo lo que estaba pasando en la Grocery Store. Salió a la luz todo lo que hacía Alejandra, corrieron a la manager anterior por complicidad, me nombraron manager y se me dio una orden...

LIMPIA EL JARDIN DE LAS PLAGAS, cambia a los empleados y avancemos juntos!!!

Lo primero que hice, fue despedir al 'Oso', contraté nuevo personal incluyendo a mi amigo 'Rocas' y mi jefe no ha despedido a Alejandra, porque le debe dinero y porque aún no encontramos a una muchacha que pueda ocupar su lugar.

Ahora mismo, cuento con 6 empleados y me mantengo alerta ante cualquier indicio de querer vulnerar mi habilidad detectando acciones ilegales en la tienda.


Mi jefe es muy, pero muy inteligente...

Recuerdo cuando llamó a Alejandra a la oficina y le dijo 'Te daré otra oportunidad, pero pórtate bien'. Lo que él está haciendo, es esperar a que ella le pague su dinero mientras de paso aparece alguien que pueda ocupar su lugar.

Como reafirmando nuestra seguridad, he dado la orden de que nadie que pertenezca a su familia pueda tener acceso a la tienda por ningún motivo, causa o razón.

De esta forma, he negado el servicio y acceso a más de 20 personas vinculadas a esta familia de vividores y oportunistas.

Al mismo tiempo, he negado el servicio y acceso a más de 10 personas que sólo iban diariamente a robar lo que estuviera a su alcance mientras nosotros estábamos ocupados en las cajas registradoras.

Tomando en cuenta la peligrosidad de estas personas y más por precaución que por miedo, existe un paquete de información que incluye nombres completos de las personas involucradas, direcciones, teléfonos, placas de sus autos o camionetas, rasgos personales, apodos o alias de cada uno y otros datos importantes que serán enviados a la Policía de Nashville por mi jefe u otra persona secreta al menor indicio de venganza por parte de esas personas que sólo buscan la forma de vivir facilmente sin importarles a quien perjudiquen durante su intento.

Lo sé, soy muy malo como manager, pero creo que estoy haciendo las cosas bien y que sea Dios quien me proteja y me ayude a continuar esta tarea que se me ha encomendado.

Una vez más, gracias por su lectura y que Dios lo cuide también.

REGRESAR A LA PÁGINA PRINCIPAL
Publicar un comentario