El que siembra su maíz, que se coma su pinole.

CAPÍTULO 50
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

El día de hoy tuve descanso en la Grocery Store, me desconecté de Phoenix y decidí dedicarlo para ir por ahí por la ciudad a curiosear acompañado de mi buen amigo Rocas en su precioso auto color plata. Todo empezó con un delicioso desayuno en un restaurante chino y del cual ya les había hablado en artículos anteriores. No es por nada, pero ese lugar se ha convertido en uno de mis favoritos puesto que la gran variedad de alimentos que ahí se pueden encontrar, hacen que hasta el comensal más exigente, quede absolutamente satisfecho con ese fantástico y exótico encuentro de sabores, olores y colores.

Leer el capítulo completo...

Luego del riquísimo desayuno, fuimos a ver varias agencias de motocicletas pues sigo con la idea de comprar uno de estos juguetitos para moverme más rápido en la ciudad al momento de realizar mis actividades cotidianas y de esa forma poder ganar más dinero en menos tiempo.

Vimos muchas marcas y muchos modelos, solicitamos información acerca de los documentos legales que se requieren para conducir una pequeña motocicleta en la ciudad, reglas de tránsito y algunas otras preguntas técnicas que formaron parte de la conversación.

Después de ahí, fuimos a Office Max para comprar algunas pocas cosillas que desde hace algunos días me estaban haciendo falta.

Compré un dispositivo para extender mis puertos USB de Targus, un paquete de DVDs Verbatim, un ratón láser de Logitech, una memoria USB de SanDisk, Software para edición de imágenes y video llamado 'Digital Image' de Microsoft que resultó ser un verdadero fiasco, una simpática mochilita para mi cámara digital de Case Logic, una unidad externa para grabar DVDs de la marca LITEON que tampoco satisfizo mis espectativas y que a los 30 minutos devolví a la tienda junto con el incipiente software de Bill Gates.

Me permito enfatizar y reconocer publicamente las facilidades otorgadas por la tienda Office Max que sin preguntas me devolvieron íntegra la cantidad que había pagado por el software de Microsoft y la unidad externa para grabar DVDs de LITEON. (Más de $100.00 dólares)

Aunque en ese mismo instante me gasté más de lo que me habían devuelto pues compré PINACLE ESTUDIO 11, software profesional para la edición de video e imágenes digitales, una hermosa lámpara de mesa, dos focos de 60Watts y unas tijeras que noté hacían falta en la Grocery Store y que con gusto donaré a la causa...

Ya por la noche, fui a Walmart a comprarme otros calzones pues lo que había comprado la vez pasada me quedaron chiquitos y me asfixiaban el pajarito.

Ya de regreso en mi hermosa bicicleta, aproveché para pasar a un Mc Donalds, comprarme una deliciosa BigMac, papas y una nueva bebida frutal y de paso recordar lo que apenas hace algunos días pasó y que aún no logro olvidar...

En resumen, este ha sido uno de esos días en los que no logro controlar mis deseos y me convierto en víctima y presa fácil de esta epidemia universal llamada consumismo.

Aunque debo reconocer que la mayoría sino que es que todas las cosas que compré son necesarias y las veo como herramientas de futuros proyectos, lo veo más que un gasto como una sana y segura inversión.

Ya lo dice Roberto Kiyosaky en su libro 'Padre rico, padre pobre', si quieres ser millonario, compra activos, no compres pasivos...

Gracias nuevamente por la atención de su lectura y que el amor, la paz y la luz de Dios iluminen por siempre su camino.

Amén.

P.D. Hoy estoy cumpliendo 10 meses en Estados Unidos.

Publicar un comentario