Confié en Él, y Él me ayudó...

CAPÍTULO 51
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

Aunque no ha habido tantos cambios importantes en mi vida como para escribir un nuevo artículo, aprovecho las pequeñas cosas que han ocurrido para actualizar este espacio que cada día más personas leen a lo largo y ancho del planeta.

Estos días he estado lo suficientemente ocupado realizando diversos trabajos para Phoenix, respaldando información para diversos clientes, grabando algunos DVDs con bellísimas imágenes y con música cristiana de fondo, reparando y actualizando computadoras y trabajando hasta 50 horas en la Grocery Store...


Leer el capítulo completo...

Que por cierto, desde el pasado día lunes regresó de su viaje por el Lejano Oriente el coreano 'suki-to mitote', propietario de esa y otras tres tiendas más en la ciudad y quien recordarán no me había contratado por no tener documentos legales para trabajar en el país. Tal parece que su viaje le afectó tanto, que hasta de mi cara se olvidó pues en cuanto llegó lo primero que hizo fue saludarme, presentarse y agradecerme por lo bien que he desempeñado mi trabajo como cajero en la Grocery Store.

En base a todos estos trabajos que paralelamente he estado realizando, es obvia la entrada de más dinero en efectivo aunque no puedo negar que también he gastado en algunas cosas necesarias y otras no tanto, pero que sin embargo podrían ser esas cosas que siempre quise tener y que nunca había tenido.

Por ejemplo, recordarán que en el post pasado les comentaba que había comprado en Office Max el Software 'Pinnacle Studio' para edición de imágenes y video, pues luego de haberlo probado por un par de días, me resultó de lo más inservible y lo devolví de inmediato obteniendo una GiftCard o tarjeta de regalo con la cantidad equivalente al precio que había pagado por el producto en efectivo para disponer después de ese dinero y gastarlo en la misma tienda en cualquier otra cosa que pudiese necesitar.

Al día siguiente, compré un seguro para mi laptop de Targus, papel de baño Kleenex y algunas otras cosas hasta gastarme el total de lo que había en la tarjetita de regalo.

El pasado día martes, también recibí mi tercer cheque de la Grocery Store por $400.00 dólares.

Y hoy precisamente y aprovechando que descansé en la Grocery Store, aproveché para ir a pagar mi primer recibo de servicios de la tarjeta de Internet Sprint y de paso actualizar el software para este dispositivo porque ya me estaba ocasionado algunos problemas por la incompatibilidad con mi sistema operativo Windows Vista.

Ya por la tarde-noche, me fui de compras a Walmart...

Compré un reproductor de DVDs marca Durabrand, algunas bebidas, frutas, comida, un par de pantalones más, dos playeras y tres shorts de algodón para dormir de la marca Hanes.

Finalmente y como desde siempre lo he dicho, no se trata de venir a los Estados Unidos a ver que se puede uno llevar en los bolsillos, sino de alguna forma también contribuir a que la macroeconomía continúe su ciclo gastando parte de lo que se gana y de esa manera permitir que el dinero circule generando a corto, mediano y largo plazo más y mejores oportunidades para todos.

Esta semana también, tuve la oportunidad de vender mi cámara digital a mi amigo Rocas por la cantidad de $300.00 dólares en dos pagos incluyendo la memoria digital de 1 giga con capacidad para 300 fotografías, software, cables, cargador de batería y hasta la simpática mochilita que recién había comprado en OfficeMax.

La venta de mi cámara digital, obedece a que tengo pensado comprar en un futuro no muy lejano una bellísima Nikon D80 o algo mejor como la Nikon D300 que de paso me encuentre en mis constantes visitas a tiendas como BestBuy, Circuit City, Electronic Expres, Etc.

Ya todos lo saben que soy un auténtico aficionado a la fotografía digital y que por algo mantengo actualizado el Banco de Imágenes Gratuitas para nutrir las pupilas de más de 200 000 visitantes mensuales que navegando llegan hasta el mejor sitio de Internet que comparte miles de galerías completamente gratis y sin condición alguna todos los días de la semana y todos los meses del año.

En resumen, el trabajo es lo que ahora me sobra y el dinero es lo que ahora menos me preocupa, Dios sigue muy cerca de mi y yo jamás, pero jamás dejaré de repetir publicamente que confié en Él y Él me ayudó, que me abandoné en su poder y de inmediato descubrí lo grande, perfecto, benévolo, amoroso y divino que es el Señor.

Aleluya y gloria a Dios!

Publicar un comentario