Desayunando gratis en Jack In The Box

CAPÍTULO 41
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

Todo empezó cuando esta mañana luego de revisar mi bolsillo noté con tristeza que ya sólo me quedaban 95 dólares y aún no tenía trabajo.

Justamente acababa de volver a guardar en mi bolsa mi dinero cuando entró Don Javier quien todos recordarán es el encargado de cobrar la renta en la casa donde ahora estoy viviendo.
Se me quedó viendo, aclaró su garganta y luego me dijo: 'Me puedes dar por favor lo que falta de la renta?'...

Leer el capítulo completo...

Y es que apenas hace como 10 días, le había yo adelantado 100 dólares de los 150 que debo pagar cada mes pensando siempre en que no tenía yo empleo y que eso era sumamente importante pues siempre me ha gustado ser responsable y atender las cosas que merecen mayor prioridad.

Le dije que sí y saqué mi dinero otra vez, conté cuidadosamente 50 dólares y me quedé mirando y pensando qué haría yo con sólo 45 dólares el resto del tiempo que estuviera sin trabajo y obviamente sin una fuente de ingresos que me permitiera estabilizarme en mis gastos diarios.

Sin pensarlo tanto, volví a llamar al dueño del Cibercafé que en el post anterior les contaba que me había dado esperanzas de trabajar con él.

Esta era ya como la décima llamada, las veces anteriores me había dicho que le marcara después que estaba resolviendo algunas cosas pendientes o que él me llamaba y sólo me estaba haciendo esperar sin darme la certeza o la seguridad de un trabajo permanente con él en su empresa.

Esta vez, preferí ir al grano y le dije que fuera claro conmigo y me dijera si valdría la pena esperar o si era preferible para mi buscar otras alternativas ya que mi dinero se estaba acabando y los gastos no podían esperar más tiempo.

Entonces, él me dijo que iba a tener trabajo para mi, pero no conocía con exactitud el día y que todo iba a depender de sus ventas pues yo le ayudaría a configurar las computadoras que él fuera vendiendo, que justamente en la siguiente semana un cliente le confirmaría la compra de 15 equipos y que sería cuando él me llamara para que fuera a ayudarle.

Agregó también que en los siguientes días, él actualizaría su página web y que iba a necesitarme para diseñar algunos logotipos y editar algunas imágenes que iba a colocar en su sitio web.

Concluyó la conversación diciéndome que le llamara yo el próximo miércoles para saber cómo iban las cosas y de que forma comenzaríamos a trabajar.

En base a todo esto, pude concluir que el trabajo no era seguro y que yo necesitaba con urgencia buscar otras opciones...

Mi laptop estaba encendida y preparada para tomar mi clase de Inglés sin Barreras número 8, la apagué enseguida, tomé mi bicicleta y salí en busca de otras alternativas pues el agua me estaba llegando al cuello.

Lo primero que hice, fue ir a Taco Bell a meter una aplicación pues una vecina que tengo me había comentado que estaban solicitando personal en ese restaurante.

Entré y haciendo uso de mi pobre Inglés, solité una aplicación, le hice algunas preguntas a la manager sobre el trabajo, salario y horarios y me fui a un restaurante Jack In The Box que se encuentra justamente en la parte de atrás de Taco Bell porque ahí también estaban solicitando empleados según me había dicho Erika.

Desde que entré a trabajar a Mc Donalds, hace 4 meses, estaba yendo con cierta regularidad a comer ahí y conozco por lo tanto a los empleados y a 2 ó 3 managers.

Entré y de inmediato saludé a todos los que ahí se encontraban, salió un amigo de Guadalajara, Jalisco, México que trabaja ahí y aproveché para preguntarle si había posibilidad de trabajar ahí y me dijo que no estaba seguro, que acababan de contartar a 2 personas y que en todo caso, tendría yo que hablar con el manager el lunes por la mañana.

Estando ahí, aproveché para llenar la aplicación de Taco Bell y una vez completada, salí de Jack In The Box para ir a entregarla.

La manager en turno de Taco Bell, me dijo que fuera el día de mañana lunes entre 10:00am y 2:00pm para hablar con la manager general y que sería ella quien me diría si había o no posibilidades de integrarme al equipo de Taco Bell y Pizza Hut franquicia ésta última también de esta misma compañía con sede en los Estados Unidos de Norteámerica.

Eran ya las 12 del día y tenía mucha hambre...

Regresé nuevamente a Jack In The Box para disfrutar de una deliciosa hamburguesa Steak Sheddar Shiabata con bistek marinado, cebolla morada, mucha mayonesa, papas a la francesa y coca cola fría.

Entonces, cuando iba a pagar mi orden que sería de casi 7 dólares, me dice la manager 'No es nada, buen provecho' y me regresó mi billete de 20 dólares que le había dado.

Sorprendido por la respuesta, le pregunté a otro empleado que por qué no me había cobrado y me dijo que era una especie de sorteo y que cada no se cuántos miles de clientes, alguien no pagaba la cuenta y que esta vez me había tocado a mi por azares del destino.

Eso fue muy bueno porque ya me quedaba muy poco dinero, pensé para mis adentros...

Luego de comer, saqué mi laptop y empecé a redactar este nuevo capítulo desde Jack in The Box en espera también de que abrieran la librería, pues los días domingos solamente abren de 2 de la tarde a 5.

Terminaré diciéndoles que Dios continúa cerca de mi, que no estoy solo, que Él va conmigo a donde quiera que yo vaya.

Mañana por la mañana -valga la redundancia-, vendré nuevamente a Taco Bell con la esperanza de encontrar ahí una oportunidad para mi mientras sigo en espera de algo que sé que viene en camino, algo grande, algo que justifique todos y cada uno de mis benditos esfuerzos.

Gloria al Omnipotente y Sempiterno Dios!


CAPÍTULO SIGUIENTE
>> Bienvenido Rocas, Dios me dijo que vendrías
Publicar un comentario