Suspendido en Mc Donald's por amor...

CAPÍTULO 38
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

Cuando todo parecía estar en calma, surge un suceso que me deja pensando varias cosas...

Todo empieza cuando el pasado día jueves me presenté a trabajar como de costumbre en Mc Donald's y la manager general me dice: 'tu no puedes trabajar hoy'...

Leer el capítulo completo...

Tomando como base que había dicho que recortaría la nómina porque éramos muchas personas trabajando ahí, pensé que era sólo eso

Sin embargo, llamó enseguida a la manager mexicana quien me notificó que el dueño necesitaba hablar conmigo antes de que continuar laborando en el restaurant.

Se me hizo raro, pero ella me dijo que ya había hablado con todos, que les había hecho algunas preguntas de rutina y que sólo faltaba yo.

Salí del interior, me dirigí al lobby, pedi un café y estaba charlando con un amigo americano que desde algunos días conozco cuando la manager mexicana me pidió que me acercara a ella, me acerqué y me dijo que por instrucciones de la manager general, yo no podía estar ahí ni como cliente.

De inmediato se activó mi sexto sentido y pensé: 'Las cosas no están nada bien, algo pasa y no es nada bueno'.

Mis sospechas fueron confirmadas cuando nuevamente la manager general salió y me dijo que el dueño me iba a esperar en la librería a las 10:00 de la mañana, miré mi reloj y eran justamente las 6:30.

Salí de ahí, tomé mi bicicleta y fui a un Starbucks Coffee que se encuentra precisamente atrás del Mc Donald's.

Me senté en una banca vacía obviamente, encendí mi laptop y tratando de contener la calma me puse a escuchar música romántica.

Cuando eran las 8:00, fui hacia la librería creyendo que a esa hora ya estaba abierto para navegar un momento por Internet mientras esperaba la hora de la cita con el dueño de ese y 16 franquicias más de Mc Donald's.
Qué pasaría seguía pensando en mis adentros...

Llegué y de inmediato miré el horario, con letras grandes decía que estaba abierto sólo para las votaciones locales que en ese momento se estaban llevando a cabo, que la librería abría sus puertas hasta las 9:30 para el público en general.

Aún así, solicité autorización para permanecer dentro del recinto mientras tanto.

Se me autorizó el acceso, me senté en un cómodo sillón, saqué nuevamente mi latop y al ver que había conexión a Internet, me dispuse a actualizar mi blog con el post anterior a este donde les comento sobre mi reciente adquisición, mi cámara digital Sony Cyber-shot.

Justo a las 10:00, un hombre de casi dos metros de altura, afroamericano, absolutamente pelón y de aproximadamente 32 años de edad hizo frente a mi su aparición.

José, preguntó mirándome directamente a los ojos...

Le contesté sí señor y me dijo que por favor lo siguiera hasta otra mesa donde una intérprete esperaba sentada.

Cuando llegué, me presentó con ella, se presentó asimismo y me dijo que necesitaba hacerme algunas preguntas.

Le dije que estaba a sus órdenes y agaché la cabeza...

De inmediato me di cuenta que todo esto se debía a lo que había pasado con Victoria, la manager de 19 años y por la cual yo había tenido sentimientos muy especiales.

Empezó preguntándome sobre mi familia, luego me dijo que de qué manera podría contactarme.

Le dije que mi familia estaba en Dallas, TX y que yo no tenía teléfono donde él pudiese llamarme.

Luego y tras mirarme detenidamente, me dijo que a qué empleada de Mc Donald's le había yo escrito una o más cartas exponiéndole mis sentimientos hacia ella.

Fui sincero y le dije que a Victoria.

Según pude constatarlo, él estaba muy bien informado, pues su segunda pregunta era relacionada a la fotografía que había yo tomado de ella.

Acepté ese acto, pero negué rotundamente poseer alguna copia de esa imagen. (Mentí)

Siguió preguntándome más cosas sobre Victoria y le dije la verdad, le comenté que sin embargo, en días pasados le había hecho llegar a esta mujer una carta donde me disculpaba por todo y que al parecer actualmente las cosas estaban muy bien.

Lo más curioso, es que todo lo que yo le contestaba, lo iba escribiendo a mano, puedo asegurarles que llenó más de 10 hojas blancas tamaño carta pues fueron varias sus preguntas y muchas mis respuestas.

Luego, me dijo que escribiera un resumen de todo lo que yo le había dicho, de todo lo que había pasado y me hizo firmarlo.

Fui breve pues no llené ni media hoja de las 10 que quizás le quedaban.

Habiendo pasado eso, me dijo que por el momento quedaba suspendido por una semana sin sueldo mientras que él continuaba con la investigación.

Me aclaró también que no debía tener contacto con nadie del restaurant y que por mi seguridad, era preferible que no me acercara mientras no llegaba al fin de este caso que por ahora ocupaba su atención.

Fue directo al momento de decirme que yo había infringido las políticas de la empresa y aproveché para disculparme con él sinceramente.

Me dijo que aceptaba mis disculpas, pero que necesitaba llegar al fondo de la investigación, que necesitaba escuchar otras versiones y que sería hasta entonces que me daría el veredicto final para saber si podía o no, regresar a trabajar a su restaurant.

Reconocí mi error y concluímos la conversación cuando él me dijo que fuera el viernes a las 3:00pm a recoger mi cheque al Starbucks Coffee que como lo dije anteriormente se encuentra en la parte trasera de Mc Donald's.

Me dijo también que ese mismo día me diría el lugar donde iba a ser nuestra próxima reunión para informarme los resultados de su investigación.

Le dije que estaba bien, me disculpé otra vez, me despedí y me cambié de mesa.

En ese momento todo era confusión en mi maldita cabeza...

Fue gracias a una gran amiga que estaba en línea en ese momento que con sus palabras encontré un poco de aliento.

Afuera las aves volaban y cantaba el viento...

Luego, me dispuse a ir al centro de la ciudad con mi nueva cámara digital y tomar algunas fotografías para olvidarme por completo de lo sucedido.

Necesitaba estar en paz y creo que fue la mejor desición que pude haber elegido...

Si no me creen, esperen el próximo capítulo donde les regalaré a todos mis lectores más de 50 bellísimas fotografías de Nashville, mágica ciudad donde aún se puede soñar.

Respecto a mi y a mi caso, no me queda más que esperar, pues todo lo que empieza acaba y todo lo que sube baja...

Si analizamos un poco las cosas, toda acción tiene una reacción, y somos nosotros, los únicos culpables de nuestro propio destino.

En otras palabras, cada quien labra su corona de espinas...

ACTUALIZACION
Viernes 20, 4:12PM

Tal y como estaba planeado, llegué a las 2:40 al Starbucks Coffee y sólo pasaron 5 minutos para que llegara el dueño del Mc Donald's, me saludo cortésmente, me entregó un sobre conteniendo mi cheque, me hizo firmar la lista correpondiente y me dijo que sería el próximo día martes 24 a las 10:00 de la mañana que volveríamos a reunirnos en la Librería para recibir la desición final sobre la investigación que esta llevándose a cabo.

Le dije que yo estaba de acuerdo y nos despedimos.

Esperaré como se espera un nuevo amanecer...

Ya me voy...


CAPÍTULO SIGUIENTE
>> Sintiendo la esperada presencia de Dios
Publicar un comentario