Sintiendo la esperada presencia de Dios...

CAPÍTULO 39
Capítulos anteriores|Biografía|Imágenes

En primer plano, se encuentra obviamente el protagonista de esta historia, José Luis Ávila Herrera quien desde hace 8 meses se encuentra en la Unión Americana en la búsqueda permanente de mejores oportunidades nadando incluso algunas veces contracorriente y haciendo a un lado cualquier obstáculo que pudiese de una u otra forma cambiar los planes que él tiene establecidos con la ayuda de Dios...

Leer el capítulo completo...

Ella es nada más y nada menos que Victoria, manager del Mc Donalds donde yo trabajaba, una chica por la cual llegué a sentirme muy atraído, simpática muchacha de 19 años a la cual le tuve sentimientos especiales y motivo suficiente para que me suspendieran definitivamente en Mc Donalds cuando el dueño se enteró de mi plan de conquista hacia ella...




Esta mujer de descendencia afroamericana, se llama Tarsha Williams y es la nueva manager general del Mc Donalds donde yo estaba trabajando. Su caracter fuerte ha provocado que decenas de empleados duren solamente algunos días y prefieran salirse ante la presión de esta persona que para mi punto de vista desconoce por completo todos los asuntos relacionados con el verdadero liderazgo y ética laboral...




Esta señorita se llama Erika y ha resultado ser una verdadera amiga pues en momentos difíciles como los que ahora estoy pasando a causa de no tener trabajo, ella está siempre conmigo y no duda en invitarme a comer a su casa y en compartir conmigo momentos que me hacen sentir especial, ella tiene dos hijos y trabaja también en Mc Donalds sirviendo su labor como ejemplo para otras madres solteras que se encuentran en condiciones similares y que a veces su mundo se reduce a sólo fragmentos de una vida equivocada...



Ella es Rocío, hermana de Erika y justamente la persona que según recordarán en un post anterior me había propuesto casarme con ella, pues está embarazada y necesita de alguien que le ayude a no sentirse sola, ella es nacida en el Estado de Texas y aunque por momentos pienso que necesita con urgencia un psicólogo, otras veces me hace pensar que todo lo que le hace falta es encontrarse con Dios y con ella misma...

Las personas que he mencionado, han y están jugando un papel muy importante en mi vida pues de una forma u otra, han contribuído en mi desarrollo personal y aunque algunas personas crean que Victoria es la culpable de que ahora me encuentre sin trabajo, triste y precocupado, creo que el único culpable de todo soy yo por no saber controlar mis emociones, culpable soy yo por anteponer a mis sueños una relación sentimental, culpable soy yo por hacerle caso al corazón cuando debi basar siempre mis argumentos en la razón...

En fin, eso es parte del pasado...

Por ahora, necesito -creo yo- concentrarme en la búsqueda de mejores oportunidades, pues sólo Dios sabe por qué hace las cosas y nadie soy yo para estar en contra de su sagrada y santísima voluntad.

Por cierto, quizás les extrañe mi nueva forma de pensar y sobre todo mi nueva forma de escribir mencionando incluso palabras que tienen que ver solamente con asuntos religiosos, pero estos días han pasado en mi vida cosas verdaderamente sorprendentes que me han dejado pensando en lo grande que es el poder de Dios, cosas que ahora mismo deseo compartir con todos ustedes...

Yo fui suspendido el pasado día jueves 19 de este mes y fue el día sábado 21 cuando después de haber ido a celebrar con Rocío el primer aniversario de su único hijo, regresaba a casa montado en mi bicicleta a eso de las 7:00 de la noche y cuando pasaba frente a una Iglesia Adventista, unos niños que jugaban afuera del sagrado recinto, gritaron al unísono 'Ahí va un misionero', giré mi cabeza alrededor para mirar pensando en que quizás se estaba refiriendo a otra persona, pero era sólo yo quien estaba ahí en ese momento.

Ese suceso me dejó pensando en todo el tiempo que llevaba sin acercarme a Dios, en todo el tiempo que había estado anteponiendo mis intereses personales para ir a agradecer a nuestro Padre Creador tan solo por mantenerme con vida, lleno de esperanzas y repleto de ilusiones...

No quise dejar pasar más tiempo y al día siguiente (domingo), fui a esa Iglesia y de inmediato fui recibido por la esposa del pastor a quien le conté la historia y quien aprovecho para dar gracias a Dios por haberme llevado a encontrarme con él y con todos ellos que comparten su fe ante el Todopoderoso.

El pastor estaba jugando fútbol con otros jóvenes miembros de esa misma Iglesia, fui presentado con él y con todos los que ahí se encontraban presentes.

Les dije que en ese momento no tenía trabajo e hicieron en ese instante una oración por mi, pude sentir entonces la presencia de Dios sobre mi y sobre mi vida, me sentí diferente y con más ganas de vivir.

Luego y antes de despedirme, la esposa del pastor me entregó sus números telefónicos a donde yo podía llamar en caso de necesitar cualquier cosa sin ninguna condición, fui invitado también para asistir a los cultos a Dios que se llebaban a cabo 3 días por semana en esa misma locación, uno de ellos es hoy miércoles 25 y ahí quiero estar, cerca de Dios, compartiendo mi fe y dejando en sus manos la solución a todas mis necesidades, pues sólo él tiene para cada uno de nosotros el mejor camino, un iluminado sendero y un exitoso destino...

Por si eso fuera solamente coincidencia, hoy cuando volvi a un establecimiento en el cual desde hace mucho he querido trabajar y que está dedicado especialmente a la reparación de computadoras, actualización y ventas de telefónos celulares, equipo informático, venta de periféricos y cosas relacionadas, estaba como encargado un chico colombiano llamado 'Rocas' y al cual tras decirle que estaba interesado en trabajar ahí, empezó a hablarme de Dios y hasta me invitó a su comunidad cristiana el próximo sábado por la noche.

Me dijo además que él iba a hacer lo posible por hablar con el dueño quien es de ascendencia Coreana para que yo estuviera entre sus prospectos como posible nuevo empleado, no me aseguró nada en ese aspecto, pero me dijo que no perdiera la fe y que por favor conservara la esperanza...

Me pidio mi número de teléfono y al decirle que no tenía un celular, me dijo que eso era absolutamente indispensable para todo, pues de esa forma él mismo podría contactarme en caso de tener algo para mi relacionado al tema laboral.

En ese momento me habló acerca del equipo que mejor podría servirme en la ciudad, dijo que era una empresa llamada Cricket, que tenía cobertura en la mayoría de los Estados y que sólo pagaría el precio del telefóno que escogiera y un pago mensual fijo de 45 dolares que me permitiría tener minutos ilimitados a cualquier hora del día los 365 días del año.

Miré mi dinero y sólo tenía 150 dólares, el teléfono costaba 170...

Sin dudarlo un solo instante, se comprometió a poner el resto y dijo que fuera a recoger mi equipo por la noche, mientras él lo activaba y cargaba su batería para que estuviera listo para usarse.

Este tipo de sucesos, me hacen ver que no estoy solo en los Estados Unidos, que hay gente que puede y desea ayudarme, que hay personas que están llegando a mi vida y no solamente por que sí, sino por la infinita y divina gracia de Dios. Amén.

En resumen, fui oficialmente despedido de Mc Donalds el pasado día martes 24 de Julio por haberme enamorado en el lugar equivocado y ahora sólo me queda esperar y mientras tanto buscar mejores oportunidades...

Que así sea, aleluya y gloria a Dios...

Imágenes de Nashville TN
Leer o hacer un comentario


CAPITULO SIGUIENTE
>> No sólamente oré, también lloré
Publicar un comentario